Scroll para subir
© 2019. Diseñado por Toro en Málaga.
📖 Lee sobre diseño UI/UX en mi 👉 blog

No es posible más UX

 

Los diseñadores somos ese tipo de personas que intentamos llevar todo a la mínima esencia, de forma que la simplicidad sea el marco sobre el que gire cualquier diseño. Sabemos que cuanto más básico sea un elemento visual más fácil será de recordar, pero cuidado, porque eliminar partes sustanciales hará que éste no tenga ningún sentido, con la consecuencia de que no será reconocible.

Como profesional de la Experiencia de Usuario parte de mi trabajo, por no decir el 90% se basa en mejorar la facilidad de uso de los productos, y esto en gran medida se trata de eso, de simplificar procesos y tareas que el usuario realiza a través de una web, o de una app, o de cualquier producto digital. En ciertas ocasiones me he encontrado tareas que no he sido capaz de simplificar más y esto es bastante frustrante, sobretodo cuando has realizado una gran inversión de tiempo en ella. A veces la limitación es técnica y viene dada por el flujo definido previamente que requiere que la tarea se complete de una determinada manera, pero en otras, simplemente no es posible «meter» más UX, o mejorar más el proceso.

Cuando me iniciaba como UX y leía los principios que rigen la Experiencia de Usuario recuerdo una de sus leyes que hablaba de esto mismo, la Ley de Conservación de la Complejidad, o también conocida como Ley de Tesler, nombre que adquiere por su autor, Larry Tesler.

Tesler argumentó que en cualquier sistema existe una cierta cantidad de complejidad que no se puede reducir. En apoyo a este argumento Bruce Tognazzini afirma que las personas se resisten a que se reduzca la complejidad de sus vidas. Por ello, cuando se simplifica un sistema (web, app, o cualquier otro), los usuarios comienzan a intentar tareas más complejas.

Por tanto, aunque la labor de un UX Designer consista en simplificar los elementos y las funcionalidades de un producto digital, no podemos olvidar cuáles son los principios de usabilidad de Jakob Nielsen. Pues hay funcionalidades que requieren de ciertos elementos que no pueden desaparecer, pues como comentaba al principio de este artículo, harían que la funcionalidad no cumpliese con el objetivo para la que fue desarrollada.

Posts relacionados

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − seis =

Chatea con Bot Toro
Habla conmigo de forma natural